martes, 26 de marzo de 2013

Las Medulas

16 de Marzo del 2013

Con la aprovechando un fin de semana con encanto que nos habían regalado nuestros amigos Chitin y Lorena, decidimos visitar el parque de las Medulas, para ello elegimos alojarnos en un antiguo palacio, en el corazón de la Maragatería, “La Casa del Filandron” en Quintanilla de Somoza, muy cerca de Astorga.


Le comentamos los planes a Carlos & Ali, no dudaron en apuntarse y juntos pusimos rumbo a tierras Leones, llegamos sobre las 9:00 de la noche, cenamos una buena empanada casera de mi madre y decidimos dar una vuelta por el pueblo, no encontramos a nadie, todas las casas permanecían cerradas a la espera del verano donde seguramente sus calles se pueblen de niños y gente de vacaciones.


A la mañana siguiente, aconsejados por la recepcionista decidimos ir a las medulas por una parte del camino de Santiago, allí pudimos ver la Cruz de Hierro, es un largo poste donde los peregrinos tiran una piedra para librarse de sus cargas, estaba todo nevada y la verdad es que nos daba un poco pena de los pobres peregrinos.


Sobre las 11:00 llegamos a las medulas, en el centro de información, nos explicaron que son los restos de un yacimiento de oro, las primeras explotaciones se llevaron a cabo de forma artesanal con una batea, es decir, cribando y lavando las arenas.


La explotación masiva es la que ha dejado los restos que hoy podemos observar, fueron durante la época romana, a través de canales, muchos de ellos escavados en roca y alguno con más de 100 kilometros, trasportaban agua del los ríos Duero y Sil, esto era almacenado en unos depósitos desde los cuales se arroban sobre las galerías produciendo una gran fuerza de desgaste, el material era arrastrado hasta los canales de lavado, donde quedaba depositado, de esta forma se crearon los lagos.


Nuestra ruta comienza realizando la Reirigo, pero cometimos un error en parte incial, al desviarnos hacia la izquierda en vez a la derecha, gracias a esto pudimos ver un bosque precioso de castaños milenarios, con unas formas muy llamativas, os recomiendo la visita, visto esto, retrocedimos sobre nuestros pasos  y retomamos la senda que nos conduce hasta el mirador de Pedrices, desde allí tenemos una bonita panorámica del pueblo y de los restos de la mina.


En este punto la senda Reirigo se une con la perimetral durante a unos 200 metros nos debemos desviar a la izquierda para subir al pico Reirigo y poder visitar varias minas que hay por la zona, la entrada no está controlada, por lo que tenemos que ir equipados con una linterna, una vez visitadas la senda nos conduce a una zona recreativa donde podemos almorzar llamada el Campo de Braña.


A continuación visitamos los restos de canales por lo que traían el agua a la explotación minera, están muy deteriorados, pero sirven para hacerse la idea  de como trasportaban esas cantidades de agua.


Continuamos por el mirador de Orellán, lugar donde elegimos para almorzar, en este punto existe una visita organizada a una galería, en la que te proporcionan un casco con luz para poder ver la cueva, nosotros decidimos no visitarla.


Descendimos por el camino del mirador hasta la fuente de la Tia Viviana y de ahí giramos a la derecha para poder visitar “La Cuevona” y “La encantada”, que aunque hay un cartel que indica que su acceso está restringido, nos adentramos un poco en cada una para apreciar sus dimensiones.


Desde aquí, se puede ver el famoso pico de Aguila, desde el que parte una ruta de retorno al pueblo de Las Medulas, nosotros decidimos continuar por la senda de las Valiñas que también conduce alpueblo y en el camino podemos observar varios castaños milenarios.



En nuestra última parte de la excursión nos quedaba la visita del mirador de Chaos de Maseiros y de los lagos Sumido, Laguna Larga y Laguna de Pinzais, por lo que buscamos la senda del lago Sumido, encontramos un cartel indicativo en el pueblo, pero justo a continuación había un cruce que no estaba indicado nosotros optamos por el camino de la izquierda,(error), y nos conducio por un camino muy a la derecha de los lagos, por lo que por no retroceder atravesamos un par de fincas y conseguimos llegar a la senda correcta, sin demasiada dificultad.


Para completar el fin de semana decidimos ir  al castillo de Cronately poseriormente a Ponferrada, donde recuperamos fuerzas en el bodegón, con unas tapas muy regionales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...