martes, 28 de agosto de 2012

Barranco de L´infern


16 de Agosto del 2012

Todo estaba preparado para nuestra segunda actividad del día,  todos íbamos en la furgoneta dirección Sort, a poco kilómetros de La Pobla,  antes de llegar a un túnel nos tenemos que desviar a la derecha y aparcar nuestros vehículos, dado que en esta zona esta prohibido el estacionamiento.



Nosotros nos equivocamos y accedimos con nuestra furgoneta hasta que divisamos las tirolinas que nos permiten atravesar el rio Noguera Pallaresa con seguridad, hay que tener cuidado dado que este rio lo regulan desde una presa situada en Llavorsi, y a última hora de la tarde abren las compuertas para que las empresas de aventura puedan realizar actividades deportivas, como rafting, hidrospeed, canoas…



En esta ocasión Mónica decidió quedarse cuidando la furgoneta, los demás nos equipamos y empezamos a intentar superar la tirolina, como el rio no tenía demasiado caudal a estas horas, yo decidí pasarlo a nado, así agilizaba un poco el paso de la tirolina, dado que nosotros no estábamos acostumbrados a utilizarla y íbamos bastante lentos.



Mientras mis compañeros se lanzaban a través de la tirolina, yo dedique el tiempo a divisar el paisaje, es una zona muy montañosa repleta de zonas de escalada, donde se podían ver escaladores en paredes imposibles, (por lo menos para mi).



La aproximación al barranco es bastante sencilla y está muy marcada dado que es un barranco muy frecuentado por empresas de aventura, simplemente hay que seguir una senda hasta toparse con un pista, ahí seguiremos la pista en dirección a la izquierda, en pocos minutos nos encontraremos con el barranco.



La parte superior está totalmente seca, es más se puede observar claramente que hace mucho tiempo que no llevaba agua, por lo tanto todo el equipo decidimos no utilizar el neopreno.



Realizamos un par de rapeles, y nos encontramos con un pequeña ventana desde la cual escuchamos agua!! , nos equipamos con los neoprenos y realizamos el rapel más bonito del todo el recorrido, casi sin darnos cuentas nos encontramos en una cueva, una gran surgencia de agua.



Dentro de la cueva, nos sacamos alguna foto, investigamos como buenos espeleólogos por donde manaba el agua, y continuamos con nuestro descenso.





Casi sin darnos cuenta estábamos en la parte final de barranco, donde nos llamo la atención un pequeño pulsador que había,  para avisar en caso de emergencia.



Solo nos quedaba atravesar el río, que ahora si que iba bastante cargado, montamos la tirolina, y con algún susto conseguimos superarla, recomendamos que se monte un curda de frenado, dado que se coge bastante velocidad y la frenada es en seco, contra un árbol.







Después de las dos actividad del día decidimos visitar Sort y comprar algo de lotería, nunca se sabe.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...