lunes, 12 de marzo de 2012

La Mongie

Sábado 10 de Marzo del 2012

Primer viaje del año a la nieve con los colegas…



Nuestro viaje comenzó el viernes por la tarde, lo teníamos todo bastante organizado, unos se encargaban de realizar al compra, otros de ir preparando las bacas y cargando los equipos de esquí… El objetivo era salir a las 6:00 de Santander, como siempre las previsiones fallaron, y nos pusimos en ruta sobre las 8:00, ya con un par de cervezas encima.

Sobre las 10:00 llegamos a Irun, paramos a repostar nuestros coches, dado que la gasolina en Francia es bastante más cara, aprovechamos para comer unos bocatas de tortilla del Manila, y avisar al apartamento que íbamos a llegar tarde.




El viaje trascurrió con normalidad, y sobre las media noche ya estábamos en los apartamentos de “El domaine Val du Roland”, en Luz Saint Sauveur, la recepción ya estaba cerrada pero nos dejaron una nota con el número de nuestro apartamento, no tardamos en localizarle y acomodarnos, no habían adjudicado un ático para 8 personas, bastante moderno, comodo y además disponen de un pequeño Spa, nuestro problema fue que no nos dejaron sabanas ni toallas, cosa que no nos hizo ninguna gracia.



A la mañana siguiente a las 8:00 ya estaban todos arriba preparándonos, La Mongie-Barèges se encuentra situada a los pies del Pico del Midi de Bigorre, y forma el dominio esquiable del Tourmalet con casi 100 Km, el mayor área esquiable del Pirineo francés. El Tourmalet es conocido sobre todo por el Tour de Francia y por sus larguísimas escaladas donde los Merx, Hinault, Fignon, Perico Delgado, Lemond, Indurain o Armstrong han marcado épicas páginas de ese deporte tan duro que es el ciclismo. Hoy es visita obligada para los cicloturistas que en verano pueblan todas las cumbres pirenaicas, antes y después de la disputa del Tour.

El acceso se puede realizar por dos puntos. En la entrada por el Oeste se encuentra Barèges, una bella localidad de arquitectura tradicional pirenaica. Por el Este, La Mongie es una estación de esquí moderna situada a píe de pista en un ambiente de alta montaña. Esta estación tiene algo que ofrecer para todos los gustos, desde el esquí o el snowboard a paseos con raquetas o con trineos de perros.



La estación costa con 69 pistas de todos los niveles y gustos. 40 remontes mecánicos (1 telecabina, 1 teleférico, 13 telesillas, 23 telesquíes, 2 escaleras mecánicas.

Nosotros aparcamos el coche por el lado Oeste cerca de Barèges, nos preparamos y fuimos a buscar los fortfaits, las tarifas son de 35,5 € al que hay que sumarle 3 si quieres disponer de seguro, opción recomendable dado que en Francia el rescate en pista no esta cubierto.



Empezamos la jornada todos juntos cogiendo el primer telesilla que vimos, todos teníamos muchas ganas y el día no podía se mejor, algunos hasta habíamos prescindido de utilizar el gorrito, la primera bajada fue bastante dura, nos topamos con una pista sin pisar, y con bastantes bañeras, digamos que las piernas cogieron temperatura rápidamente, nada más terminar el descenso nos dirigimos a un teleski, en el que nos separamos del borderteam dado que no permitían el ascenso a snows.

Quedamos con ellos a las 2:00 para comer todos juntos en Barèges, y empezamos a disfrutar de nuestro día de ski, nos dirigimos hacia el este para visitar la zona más conocida y comercial de la estación, rápidamente llegamos y empezamos a recordar un viaje que realizamos hacía ya unos años a un apartamento bastante siniestro.



Debido al calor que hacía la nieve estaba empezando a convertirse en primavera, pero todavía permita el disfrute del ski.

Enseguida llego la hora del bocata, nos dirigimos al punto de encuentro y allí nos volvimos a reagrupar todo el equipo, devoramos nuestros bocadillos, continuamos con nuestra jornada de esquí, ahora si, todos juntos.




Sobre las 4:00 las piernas ya empezaban a pedir un descanso, y no se lo negamos, bajamos al apartamento, algunos fueron directamente al spa, y otros decidimos ir a visitar el pueblo, allí venden todo tipo de productos tipos como salchichones y sus fantásticos quesos, eso si a precios bastante elevados, también visitamos unos grandes almacenes especializados en deportes de montaña, allí empezamos a babear dado que había prácticamente de todo, yo no me podía marchar sin nada en los bolsillos y me compre un mallón largo, en España son difíciles de encontrar.



Volvimos a apartamento donde Dani no estaba preparado una delicatesen de caldo de gallina, nos comimos una empanada que había preparado mi madre, decidimos que ya era hora de limpiar un poco, dado que se notaba que no nos habían acompañado las chicas, en menos de 24 horas lo habíamos ensuciado todo, la cosa es que la liamos un poco con el lavavajillas.



Por la noche unos nos fuimos a dormir y otros de fiesta, al día siguiente decidimos ir a Cauterets. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...