martes, 13 de marzo de 2012

Cauterets


Domingo 11 de Marzo del 2012

La mañana amaneció muy fría debido a la helada que había caído la noche anterior, lo que presagiaba que íbamos a volver a tener otro gran día de esquí por delante, el despertador sonó a las 7:30, nos pusimos en pie, y comenzamos con a recoger dado que teníamos que dejar el apartamento limpio y recogido.



Sobre las 9:00 ya estábamos todos en los coches con destino a Cauterets,  tras atravesar un pequeño puerto , en aproximadamente 40 minutos estábamos todos allí, teníamos miedo a la hora de buscar aparcamiento, dado que anteriores ocasiones habíamos tenido serios problemas, pero esta vez hubo suerte.

Cauterets es una de las estaciones de esquí de los Pirineos con más glamour y prestigio. Se trata de una gran estación tremendamente completa ya que posee partes empinadas en plena pendiente donde practicar el esquí alpino con todo tipo y dificultad de pistas, y también, largos recorridos para esquí nórdico y de fondo. Además, últimamente , Cauterets es una estación que se ha abierto a las nuevas disciplinas como el snowboard, halfpipe y demás formas de esquiar.



La estación también es muy famosa por las actividades que se pueden realizar después de esquiar. Para ello el pueblecito de Cauterets ha cuidado sus servicios y la acogida del turista. Múltiples actividades lúdicas y culturales existen, para grandes y pequeños.



Cauterets posee 36 kilómetros de pistas señalizadas, divididos en  21 pistas (5 verdes, 7 azules, 7 rojas, 2 negras a las que se accede gracias a 2 telecabinas, 4 telesillas y 6 telesquíes.

El precio de forfait es de 31,5 euros al que has de sumar 3 euros si quieres disponer del seguro, dado que en Francia el rescate en pistas no esta incluido en el precio.



La jornada comenzó en dos equipos por un lado los esquiadores y por otro los snowboards al que se unió Juampa, nosotros los esquiadores disfrutamos de la mañana, la calidad de la nieve era bastante superior a la del día anterior en la Mongie, dado que esta estación tiene una cuota más alta y además esta muy resguardada por montañas.




Al cabo de unas dos horas  ya teníamos más hambre que ganas de esquiar, por lo tanto decidimos buscar un sito bonito y parar comer un aperitivo, a alguno del equipo no le hacia mucha gracia lo de parar, pero en cuanto saque la cecina de la mochila, cambio de opinión rápidamente,  justo cuando nos íbamos a marchar, aparecieron el otro equipo, nos sacamos unas fotos y decidimos pasar lo que restaba del día juntos.

Después de un par de bajadas, al otro equipo le entro hambre y volvimos a por el segundo bocata, esta vez bajamos a la parte inferior de la estación donde están ubicados los bares y restaurantes, aprovechamos para descansar y tomar un poco el sol, Juampa se quedo medio adormilado y no quiso continuar con la jornada de esquí.



Por la tarde en mi opinión fue lo mejor del fin de semana, la nieve se estaba volviendo primavera por momentos, pero todavía había alguna pista que se mantenía en buenas condiciones, por lo tanto la opción era repetir el mismo trayecto una y otra vez. La tarde se convirtió en una fiesta, risas por ahí, caídas por allá, videos, hasta nos ánimos como traca de colofón de fin de viaje a visitar la zona de Freestyle de la estación, realizamos unos saltos, eso si, despacito, para evitar hacerse daño y con las mismas nos dirigimos al teleférico que nos conducía al coche.




El viaje de vuelta no tubo nada de especial, había ganas de llegar a casa, por lo tanto solamente realizamos las paradas obligatorias para repostar los vehículos, antes de las 10 de la noche ya estábamos todos descansando en nuestras casas y recordando el buen sabor de boca de nuestro viaje a la nieve.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...