jueves, 16 de febrero de 2012

Cabezera del Arroyo de Pandillo


Domingo 12 de Febrero del 2012.




La mañana amaneció muy fría, Mónica y yo nos miramos fijamente y nos dimos cuenta que ambos estábamos pensando en lo mismo “Vaya frio que vamos a pasar hoy”, desayunamos bien calentito, nos abrigamos y nos pusimos en marcha.



Habíamos quedado con Carlos, Ali, Oscar y Naghy en Saron, sobre las 9:00 de la mañana, cuando llegamos ya estaban todos allí esperándonos, les pillamos en las manos con un par de juegos de raquetas y crampones, nosotros no habíamos tenido tiempo para alquilarlos, por lo tanto esperamos que no habría demasiada nieve.

No sabíamos todavía muy bien dónde íbamos a ir, pero al final Carlos como siempre, propuso ir a la Vega de Pas, a visitar “La Cabecera del Arroyo de Pandillo” y a todos nos pareció perfecto, a mí me encanto la segunda parte del plan, comer un buen cocido montañés en “Casa Frutos” en la Vega de Pas.

Nos montamos los seis en la furgoneta y comenzamos la aventura, parecía que el día iba abriendo y el sol poco a poco se iba asomándose entre el manto de nubes, a medida que nos íbamos acercando se empezaba a divisar a los márgenes de la carretera un manto blanco.



No recuerdo a qué hora llegamos exactamente,  aproximadamente sobre las 10:00, nos empezamos a colocar todas las capas de abrigo que disponíamos, Mónica y yo estrenábamos nuestras polainas, y nos tuvieron que echar una mano para explicarnos como se colocaban (vaya montañeros)…

La ruta recorre uno de los afluentes que alimentan la cuenta del río Pas, el arroyo Pandillo, empezamos ascendiendo por el margen derecho repleto de jóvenes robles brotando en perfecto orden, una vez superado unos 200 metros de desnivel nos topamos con la pradería de Ruyemas, donde nos empezamos a encontrar grandes hayas, acebos y matorral de brezos y tojos. Desde esta explanada accedimos a un prado desde el que pudimos observar a lo lejos una gran cascada, bastante helada por las condiciones climáticas.
Ya habíamos completado la primera parte del recorrido, ahora nos tocaba regresar por el margen izquierdo, más sombrío y más boscoso, nos topamos con mucha más nieve, y en partes del recorrido te sentías como un gran montañero dado atravesabas zonas sin pisar, la sensaciones eran especiales, nunca había realizado una ruta sobre la nieve, y llevaba ya mucho tiempo con ganas.



Continuamos atravesando el bosque de hayas, hasta que llegamos a un claro en que intentamos divisar el pico Castro Valnera (1.708 metros), pero no fue imposible dado que se estaba metiendo la niebla por las cumbres rápidamente, Carlos me conto que el club Trajahierro estaba organizando un kilómetro Vertical, para coronar la cumbre.

Poco a poco fuimos ganando altura casi sin darnos cuenta, de repente se empieza a perder altura rápidamente hasta llegar hasta el punto inicial, se descienden uno 400 metros por una pista por la que va cambiando lentamente su color predominante de blancos por lo verdes del valle del Pas.



Tardamos aproximadamente una media horita en relazar el descenso, sin descanso nos cambiamos y salimos pitando hacia la Vega de Pas, para ver si nos  daban de comer dado que ya eran casi las 4:00, pero no hubo problemas, no comimos un buenas alubias con unos escalópines, para volver a entrar en calor después de un día tan frio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...