miércoles, 29 de mayo de 2013

Barranco de Valporquero

25 de Mayo del 2013

Muy pocos aventureros a los que nos gusta cada fin de semana equiparnos con nuestro neopreno y lanzarnos por algún cañón no conoce Valporquero, su travesía desde la Sima del Sil de Perlas es muy frecuentada por espeleólogos y barranquistas.


Nosotros en esta ocasión al ya conocer la sima decidimos entrar por la cueva turística, para acceder hay una pequeña entrada reservada a las empresas de aventura que coincide con el final del Barranco del 40 aniversario.


Nada más entrar en la cueva podemos admirar las espectaculares dimensiones de la cavidad. A partir de aquí se abre la puerta al mundo subterráneo,  siempre paralelo a la cueva transcurre el río que da nombre a la cueva.


Como era la primera vez que accedíamos a la cueva y no había nadie a la vista, intentamos sin demasiado éxito visitar la mayor parte posible, pero enseguida nos echaron el alto, por lo que nos conformamos con ver la Gran Rotonda, el Cementerio estalactítico y la Gran Vía que justo al final nos da acceso al curso del río.


Para acceder al curso del río disponemos de una escaleras por las que a medida de que vas avanzando va desapareciendo la majestuosa iluminación de la cueva y vamos empezando a necesitar dar potencia a nuestros frontales.


La primera parte del río es bastante encañonada y con algún que otro resalte sencillo, enseguida llegamos al punto donde la sima conecta con la cueva, a partir de ahí, digamos que es cuando empieza el barranco, con un pequeño rapel, un salto y una cascada de unos 30 metros.


En esta zona aprovechamos para sacar unas fotos dado que teníamos por delante una empresa de aventura con unos 15 clientes, después de hablar con los guías, nos comentaron que por realizar la travesía que cada cliente había pagado unos 60 euros por realizar el curso del río.


Tras la cascada tan solo nos queda un pequeño rapel, hasta toparnos con el famoso sifón de la “M”, equipado con una escalera para facilitar el trabajo a las empresas de aventura. Un vez superada la M, llegamos al exterior, comentamos las sensaciones y continuamos con dos bonitos rapeles uno de 30 y otro de 20.



Para volver al coche hemos de coger una pequeña pista tras el segundo rapel, que nos conducirá directamente al coche, recordar que para realizar tanto el curso del río como el Sil de Perlas son necesarios dos coches, como aún era pronto decidimos partir hacia el Barranco de Valdorria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...