miércoles, 24 de abril de 2013

Subida a Cuñaba - El Joraco - Minas de Argayón


21 de Abril del 2013

Continuamos con el buen tiempo en Cantabria y eso hay que aprovecharlo, por lo que nos pusimos en contacto con Carlos & Ali, para ver que tenían en mente, la idea era realizar una ruta muy sencilla desde el desfiladero de Hermida hasta Cuñaba.


El punto de partida de nuestra ruta es fácilmente reconocible, un par de kilómetros antes de llegar al cruce que nos conduce a Cuñaba, nos encontramos con una marquesina de piedra, allí  estacionaremos nuestro vehículo, allí nos toparemos con un cartel informativo del comienzo de la ruta.


Hasta hace unos pocos años, esta era el único camino para acceder desde el desfiladero de la Hermida al municipio, corta pero bonita senda, apta para todos los públicos, aunque eso sí, las primeras revueltas a que se ve obligado el camino para salvar la primera parte de la peña, no son precisamente llanas.


La ruta asciendo por un sendero muy sencillo, recientemente recuperado, por lo que se encuentra en buenas condiciones, casi sin darnos cuenta la carretera se ensancha y ya al fondo podemos divisar el pueblo de Cuñaba, tras atravesar un bonito castañar, nos topamos con las primeras casas.


Como aún era pronto decidimos ascender al Cueto de Cuñaba, mas concretamente  al “El Joraco”, es visible desde la carretera de acceso a Cuñaba, con un puente rocoso sobre el que 
han instalado una cruz, tal es su fama, que la cumbre de la montaña pasa casi desapercibida.


Partimos desde el pueblo por la carretera principal, cuando llegamos al Castañar de las Joyaquinas, comenzamos a subir a través de ellos, a partir de aquí el camino desaparece y tenemos que improvisar  la mejor forma de llegar a la cumbre, los primeros dos tercios de la ascensión son bastantes cómodas, pero en el último tercio la pendiente se pronuncia y nos exige un mayor esfuerzo físico.


Una vez en el Joraco a 598m, lo primero que hicimos es asomarnos a la ventana, desde allí, disfrutamos de unas maravillosas vistas del desfiladero, seguidamente, buscamos la mejor forma de escalarlo y aunque en la documentación que disponíamos recomendaba la parte derecha, nosotros ascendimos por izquierda sin demasiada dificultad, una vez arriba inmortalizamos el momento junto a una cruz.


Tras un pequeño aperitivo en la cumbre, descendimos por el mismo camino hasta el castañar, ahí barajamos las diferentes posibilidades, la más popular, bajar al bar de Cuñaba para comer y beber y la segunda opción subir a las minas de Argayón.


Decidimos la segunda opción y pusimos rumbo a las minas, para llegar a ellas, simplemente hay que seguir una pista que parte desde el castañar hacia la derecha, el camino nos conduce a Bores, pero las minas se encuentran a medio camino.


Las Minas de Argayón  están desde hace mucho tiempo en desuso, son un complejo de varias pequeñas bocas de las que se extraía Manganeso, intentamos entrar en alguna, pero estaban algo encharcadas, solamente los más aventureros, Carlos & Ali, se aventuraron a entrar en una de ellas, nos comentaron que se encontraron restos de animales y mucha basura, cosa normal, dado que en muchos pueblos las cuevas se utilizaban como vertederos.


La explotación minera de Argayón  fue el lugar  elegido para comer el bocata, de ahí regresamos por el mismo camino hasta el Desfiladero de la Hermida, lugar donde se encontraba nuestro vehículo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...