miércoles, 7 de diciembre de 2011

Ruta del Cares





RINGGG!!!! suena el despertador, ocho de la mañana, martes seis de diciembre de 2011, FIESTA de la Constitución, al momento Mónica se levanta y comenta llueve, vuelve a la cama con cara de decepción, a continuación consultamos el tiempo y nos decimos,  ¡parece que solo hace malo por Santander¡, vámonos de excursión, preparemos las maletas hacia Poncebos, para realizar la ruta del Cares.




Llegamos Poncebos después de una hora y media de coche, son las 11:30 y el día parece que esta de cambio, empezamos a andar, observamos el río que después de las lluvias de estos días parecía que se iba a desbordar, (nos recordaba a al Barranco de la Boca del infierno que realizamos este verano).
Comenzamos a ascender las primeras rampas de la etapa y a recordar la historia de una de las rutas más famosas de los picos de Europa.



Desde 1915 a 1921 la Sociedad Electra de Viesgo llevó a cabo las obras de captación y conducción de las aguas del río Cares desde el pueblo leonés de Caín hasta la central hidroeléctrica de Poncebos, en Asturias. La dificultad del terreno y los problemas técnicos que fueron surgiendo modificaron la idea inicial de un sólo túnel entre la presa de Caín y la cámara de carga de Camarmeña, por donde discurren los 11 Km. de canal. El resultado es el canal de hoy, que con un desnivel de uno por mil tan pronto aparece en la superficie como se interna en uno de los 71 túneles barrenados a mano y construidos por los más de 500 trabajadores que empleó la obra. De la dureza de la misma son testimonio las 2 vidas que se perdieron en diferentes accidentes.

En septiembre de 1945. para solventar las dificultades de mantenimiento del canal debidas a la antigua senda, emprendieron las obras de la actual, que se prolongaron hasta junio de 1950. Para ello se realizaron diversos trabajos, como picar roca para fiar cargas de dinamita que abrieran camino, levantar muros de piedra para construir la senda e nivel. instalar rudimentarios teleféricos manuales para cruzar personas y carga de un lado a otro del río, o cortar madera para construir los puentes que salvando abismos de hasta 60 m.. obligaban a los obreros e trabajar arados con cuerdas.


 A medida que íbamos iba avanzando el día descubrimos que había sido un acierto el acercarnos a realizar la ruta, todo el camino estaba repleto de cascadas que no habíamos visto en otras ocasiones dado que el terreno estaba mucho más seco, además de la magia de realizar la ruta, prácticamente solos.


En los dos últimos kilómetros la ruta empieza atravesar unos túneles escavados en la roca, en la que el rio se encañona y nos deja paisajes increíbles, hasta llegar a la presa de Cain, en donde decidimos como recupéranos del esfuerzo con una buena fabada y unos escalopines al queso, alguno con la tontería se bebió más de media botella de vino, por lo tanto a la hora de bajar dio más un tropezón.
Terminamos de comer sobre las 3:15, nos teníamos que dar prisa para realizar la bajada dado que teníamos unas 2,5 horas antes de que se nos echara la noche, Mónica aceleró el ritmo y yo a rebufo conseguimos llegar a tiempo al coche, destino casita, que mañana hay que currar.

Descarga Track Ruta GPS.
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2282478





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...